La “definición” de antisemitismo adaptada por la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto

29 de diciembre de 2020

¿Qué es IHRA?
La IHRA, la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto, (IHRA por sus siglas en inglés) es una organización intergubernamental enfocada exclusivamente a tratar las cuestiones vinculadas al Holocausto, incluyendo el antisemitismo. Está formada por 31 países, 24 de los cuales son miembros de la UE. Además, hay 11 países con estatus de país observador y 7 países con estatus de socio permanente internacional. Los países miembros de la IHRA se adhirieron a la Declaración de Estocolmo y como consecuencia tienen la responsabilidad de tratar la cuestión del antisemitismo. Así que, la Declaración de Estocolmo se considera el documento fundador de la IHRA y sirve como la fuente principal de los miembros de la IHRA en la lucha contra el antisemitismo y fortalece los esfuerzos para promocionar la educación sobre el Holocausto.

La “definición” de antisemitismo adaptada por IHRA (2)

Fuente: Misión Diplomática de Palestina en España
http://www.embajadadepalestina.es
E.MAIL: khaldun@embajadadepalestina.es 

Israel lanza ataques aéreos sobre la Franja de Gaza

29 de diciembre de 2020

Aviones de guerra israelíes llevaron a cabo ataques aéreos en la bloqueada Franja de Gaza, según fuentes locales a primera hora del sábado.

Fuentes de Gaza dijeron que la fuerza aérea atacó el campo de refugiados de Al-Bureij en Gaza central y la región de Deir Al-Balah.

Un palestino limpia fragmentos de cristal en la mezquita de Al-Vedud después de los ataques de aviones de combate israelíes

Según los testigos entrevistados por la Agencia Anadolu, un hospital infantil, una zona residencial y un centro de rehabilitación para discapacitados en el barrio de Al-Tuffah, al este de la ciudad de Gaza, sufrieron daños en los ataques.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Palestina: «Argelia aceptó recibir a estudiantes palestinos»

29 de diciembre de 2020

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Expatriados y la Embajada del Estado de Palestina en Argelia anunciaron ayer que Argelia está dispuesta a recibir a estudiantes palestinos en la primera semana de enero de 2021.

El equipo de trabajo competente del ministerio pidió a los estudiantes que se han inscrito que confirmen su deseo de viajar a Argelia enviando una copia de su pasaporte y de su documento de identidad palestino al Ministerio de Relaciones Exteriores a más tardar mañana al mediodía, informó la Agencia Palestina de Noticias.

El Ministerio palestino indicó que haría un seguimiento de los arreglos para asegurar el viaje de los estudiantes con la Embajada del Estado de Palestina en el Reino Hachemita de Jordania, señalando la importancia de completar el papeleo necesario para el viaje.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Marruecos e Israel estudian su cooperación a nivel industrial

Foto: el ministro marroquí de Industria y Economía, Moulay Hafid Elalamy, asiste a la inauguración de una línea de montaje de automóviles en la planta de ensamblaje de automóviles de Kenitra PSA el 21 de junio de 2019. [FADEL SENNA/AFP vía Getty Images]. 

Marruecos e Israel discutieron el lunes las perspectivas de cooperación y asociación industrial en cinco sectores, dijo un funcionario, según informa Anadolu.

«Esta mañana, he mantenido conversaciones a distancia con mi homólogo israelí, Amir Peretz, sobre las perspectivas de la cooperación industrial bilateral», ha tuiteado el ministro de Industria de Marruecos, Moulay Hafid Elalamy.

Los sectores identificados incluyen el textil, la industria alimentaria, la investigación aplicada en la industria, las tecnologías verdes y la energía renovable, añadió.

Marruecos e Israel acordaron normalizar las relaciones en un acuerdo negociado con la ayuda de EE.UU. a principios de este mes.

Como parte del acuerdo, EE.UU. reconoció la soberanía de Marruecos sobre la región del Sahara, una región en disputa reclamada tanto por Rabat como por el frente del Polisario apoyado por Argelia.

Rabat dice que el movimiento no es la normalización, sino más bien una reanudación de las relaciones oficiales que comenzaron en 1993 pero se suspendieron en 2002.

Después de los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y el Sudán, Marruecos se convirtió en el cuarto país árabe que normalizó sus relaciones con Israel en 2020. Jordania y Egipto también establecieron relaciones con el Estado judío en 1994 y 1979, respectivamente.

Los palestinos, al igual que muchos otros países, son críticos con los llamados «acuerdos de paz».

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

120 demoliciones llevadas a cabo por la ocupación este año en Jerusalén ocupada

29 de diciembre de 2020

Jerusalén ocupada ha sido el foco de la opresión israelí durante el año 2020. Demoliciones de viviendas palestinas, arrestos ilegales, asentamientos y políticas para ahogar la economía palestina y hacer imposible la vida a la población de Jerusalén.

El director del Centro de Derechos Económicos y Sociales de Jerusalén, Ziad Al-Hamouri, en un informe presentado a los medios, señaló que las autoridades de ocupación israelíes llevaron a cabo 120 demoliciones este año solo en Jerusalén ocupada.

Al-Hammouri agregó que las violaciones de las autoridades de la ocupación militar se han duplicado con relación al año 2019, incluyendo la construcción de asentamientos ilegales en territorios ocupados, arrestos y demoliciones, lo que ha agravado las difíciles condiciones de opresión que viven los palestinos bajo ocupación israelí, situación que se ve aún más empeorada por el deterioro económico de los habitantes de Jerusalén ocupada a raíz de las políticas impuestas a los habitantes bajo ocupación.

En una entrevista con la radio palestina, Al-Hammouri advirtió que la ocupación llevará a cabo demoliciones masivas a principios del próximo año 2021, ya que existen alrededor de 22.000 notificaciones y ordenes de demoliciones de instalaciones y viviendas palestinas de los habitantes de Jerusalén ocupada.

Mientras tanto, miles de viviendas ilegales se encuentran en construcción para los colonos israelíes en los territorios palestinos ocupados de Jerusalén.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada.

Refugiados de Palestina, refugiados de por vida

29 de diciembre de 2020

El conflicto palestino israelí data de 1948 y es uno de los más antiguos del planeta. De él deriva gran parte de la inestabilidad en Oriente Próximo. Precisamente es la cuestión de Palestina y la situación de los 5,7 millones de refugiados y refugiadas una de las asignaturas pendientes de Naciones Unidas.


Por Raquel Martí, Directora de UNRWA España

“Queremos una solución radical a nuestro sufrimiento. No queremos permanecer como refugiados indefinidamente”, era el mensaje lanzado por las personas refugiadas en las redes sociales el pasado 29 de noviembre, el Día Internacional de Solidaridad con el pueblo palestino.

Las personas refugiadas de Palestina lo son desde hace 72 años. Son el grupo de población que más tiempo ha permanecido y permanece bajo la condición de refugiado; lo son casi desde la creación de las Naciones Unidas. Pero peor aún, estas personas viven atrapadas en los continuos ciclos de violencia de Oriente Próximo. Hay refugiados y refugiadas de Palestina que han tenido que huir de más de una guerra. Hay refugiados de Palestina que han sido desplazados una y otra vez a lo largo de los años.

Muchos de ellos continúan viviendo desde hace 72 años en alguno de los 58 campos de refugiados que se distribuyen por Líbano, Siria, Jordania y el territorio Palestino ocupado. Campos en los que la palabra “temporal” ha perdido todo su significado.

Naciones Unidas ha sido incapaz en 72 años de encontrar una solución justa y definitiva a su situación. La consecuencia de ello no es solo que sean refugiados de por vida, sino que se encuentran atrapados en otras guerras, como la de Siria, o bajo ocupación militar en Palestina. Que sobreviven en países donde tienen sus derechos restringidos o, aún peor si cabe, intentando huir de todo ello y dejándose la vida en el intento de llegar a Europa o a otras zonas menos hostiles.

Naciones Unidas creó a UNRWA en 1949 por un periodo de 3 años para atender a 700.000 personas que tuvieron que abandonar sus hogares. UNRWA nació como una agencia temporal. En aquel momento de optimismo se pensó que en 3 años el problema de los refugiados estaría resuelto. Sin embargo, no ha sido así y debido a ello el mandato de UNRWA ha tenido que ser renovado hasta 24 ocasiones a lo largo de todos estos años.

UNRWA gestiona en la actualidad más de 700 escuelas para algo más de medio millón de niños y niñas; 8 centros de formación profesional para facilitar un futuro a millares de jóvenes; atienden una media de 8 millones de consultas anuales en sus 144 clínicas; distribuye alimentos a 1,2 millones de personas principalmente en Gaza, pero también en Siria, ofrece apoya psicosocial a todos los niños y adultos afectados por la violencia de los conflictos; ofrece microcréditos, protección y refugio entre otros muchos servicios.

UNRWA debería de continuar desarrollando estos servicios hasta finales del 2022 que es cuando vence su mandato. Teniendo en cuenta que en la actualidad no hay ninguna negociación para un plan real de paz entre israelíes y palestinos, el mandato de la Agencia tendrá que someterse de nuevo a votación.

UNRWA es una Agencia puramente humanitaria, atrapada en un conflicto sumamente politizado. Estados Unidos e Israel intentaron limitar la renovación del mandato de UNRWA hace solo un año. También intentaron aprobar propuestas para redefinir y revocar el estatus de refugiado a los descendientes de los refugiados de Palestina que sufrieron el desplazamiento en 1948.

El estatus de las personas refugiadas está claramente delineado en el derecho y las convenciones internacionales. Los palestinos, al igual que otros refugiados de todo el mundo en situaciones prolongadas, conservan su condición de refugiados lo mismo que sus descendientes hasta que se les ofrece una solución. Debido a ello, la propuesta estadounidense-israelí fue rechazada por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Sin embargo, este no es el primer intento de Israel de redefinir a los refugiados palestinos. En 2012, los miembros pro-Israelíes del Congreso de los EE. UU. exigieron al Departamento de Estado de los EE. UU. que reconociera únicamente a los refugiados y las refugiadas palestinas de 1948 y con ello limitar la ayuda a los aún supervivientes del 48.

A pesar de ello, UNRWA volvió a renovar mandato con un masivo apoyo por parte de los países miembros de la ONU. Pero este importante apoyo político, no vino acompañado de apoyo financiero y hoy en día, UNRWA no cuenta con los fondos necesarios para continuar trabajando, no le queda dinero en sus cuentas para pagar los salarios de sus 28.000 trabajadores, ni para mantener los gastos de sus escuelas, sus clínicas, la distribución de alimentos, ni siquiera tienen fondos para frenar la expansión de la pandemia, ni para tratar a las personas afectadas por la Covid19.

La falta de fondos no es solamente consecuencia de la retirada de la financiación de la administración Trump. Si bien es totalmente cierto que fue una absoluta negligencia y que ha llevado a UNRWA al borde del colapso, la causa fundamental es el haber mantenido durante 71 años a una agencia con un mandato temporal, en un contexto extremadamente volátil y politizado y con un número cada vez mayor de personas refugiadas. UNRWA, como el resto de las agencias, obtiene su financiación de las contribuciones voluntarias de los países miembros y de la movilización ciudadana.

Sin embargo, la financiación destinada a la única Agencia que atiende a la población refugiada de Palestina se ha visto mermada año tras año. UNRWA ha tenido que recortar 500 millones de $ en los últimos 5 años, no porque las necesidades humanitarias de la población hayan disminuido, todo lo contrario, se han visto incrementadas dada la situación en Oriente Próximo.

Este año ha recibido menos financiación que la que obtuvo en el año 2012. 300 millones de dólares menos que en el año 2018. La Agencia no tiene ya de dónde recortar. En la actualidad el ratio de alumnos en las aulas de UNRWA es de 50 estudiantes, hay escuelas que funcionan con doble o triple turno porque no puede construir más escuelas. Nuestros médicos tienen que atender una media de más de 70 pacientes diarios, porque no puede contratar más personal sanitario. Las distribuciones de dinero en efectivo son cada vez de menor cuantía. Los alimentos que distribuye duran cada vez menos a las familias.

Mientras, UNRWA necesita inmediatamente 88 millones en medio del invierno y de una pandemia mundial. En el corto plazo necesitaría que Estados Unidos restituyera la financiación a la Agencia (al igual que los países del Golfo que este año han seguido los pasos de Trump y tampoco han financiado a la Agencia). Pero lo que los refugiados y refugiadas de Palestina necesitan de verdad es que les ofrezcamos una solución definitiva de una vez por todas. Ya está bien. Se lo debemos desde hace mucho.

UNRWA tendría que haber desaparecido hace décadas. Sin embargo, UNRWA no puede desaparecer sin que se establezca una solución para los 5,7 millones de refugiados y refugiadas de Palestina. Es una responsabilidad internacional.

En cualquier caso, los intentos de disolver a UNRWA no borrarán a los refugiados y las refugiadas de Palestina de la faz de la tierra, ni pondrá fin a sus derechos fundamentales. La Agencia continuará al lado de las personas refugiadas de Palestina mientras la Asamblea General de Naciones Unidas renueve su mandato y hará todo lo que esté en su mano para conseguir la financiación necesaria que permita ofrecerles una vida digna y la protección de sus derechos. Sin embargo, renovar el mandato a UNRWA no es la solución. La solución debería de buscar el fin de su sufrimiento, a ser refugiados de por vida.

Fuente: www.eldiario.es

Ejército de ocupación israelí atacó hospital de Ramallah (Palestina), hiriendo a una mujer embarazada y a un paramédico

Foto de archivo 

28 de diciembre de 2020

Una mujer embarazada y un paramédico resultaron heridos en un ataque israelí contra el Complejo Médico Palestino en la Ribera Occidental.

Las fuerzas de ocupación israelíes asaltaron los patios del complejo y dispararon al azar botes de gas lacrimógeno y balas recubiertas de goma contra el personal médico y los pacientes, hiriendo a una mujer embarazada con una bala recubierta de goma en el hombro y a un paramédico en el brazo.

En un comunicado de prensa, la ministra de Salud Mai Al Kaila condenó el ataque, indicando que las fuerzas israelíes irrumpieron en los patios del complejo médico alrededor de las 4:30 de la mañana y dispararon balas de goma y botes de gas lacrimógeno.

El ataque también causó varios casos de asfixia y pánico, especialmente entre los niños. Un vehículo ambulancia quedó dañado.

Añadió que los pacientes de Covid-19 estaban presentes en un departamento dentro del complejo, lo que aumentó la gravedad de la situación ya que aumentó las posibilidades de transmisión de la infección. Además, los botes de gas lacrimógeno representaban un peligro inminente para los pulmones ya infectados de los pacientes.

También señaló que este ataque era el segundo de este tipo realizado por la FDI en los hospitales en dos días, ya que también se atacó el Hospital Al Durrah de la Franja de Gaza, lo que provocó heridas a docenas de niños enfermos y a sus cuidadores, además de daños al contenido del hospital.

Fuente: Qudsnen

Israel no vacunará a presos palestinos, sólo a los israelíes

28 de diciembre de 2020

El Ministro de Seguridad Interna israelí Amir Ohana dijo que ordenó vacunar a los presos israelíes y trabajadores al interior de las cárceles, dejando sin vacunar a los prisioneros palestinos.

Los medios israelíes dijeron que la vacunación de los prisioneros palestinos se retrasará hasta que todos la reciban.

Israel HaYom informó que los informes sobre la decisión de dar la vacuna a los prisioneros palestinos provocó críticas entre los israelíes.

“En un país democrático como el nuestro, vacunar a los prisioneros de seguridad antes de que la población en general haya sido vacunada podría suscitar críticas”, dijo a Israel Hayom el ex comisionado de IPS, Orit Adato.

En el mismo sentido, el portavoz del Comité para los Prisioneros y Ex Prisioneros, Hasan Abed Rabbo, dijo a QNN que IPS había pedido a los prisioneros palestinos que notificaran si querían recibir la vacuna.

Añadió que el Comité exigió que los prisioneros palestinos recibieran la vacuna bajo la supervisión de médicos palestinos o internacionales para evitar que los prisioneros palestinos se conviertan en objetos de prueba.

Fuente: https://www.federacionpalestina.cl/israel-no-vacunara-a-presos-palestinos-solo-a-los-israelies/

In memoriam: Resolución 194 de la ONU

Foto: El palestino en Gaza protesta por el derecho a regresar a su tierra natal el 14 de mayo de 2018 [Mahmoud Khattab/Apaimages].

28 de diciembre de 2020

Por Dr Beelal Yasin

El 15 de mayo de 1948, bandas terroristas que actuaban en nombre del naciente Estado de Israel atacaron ciudades y pueblos palestinos. Se produjeron casi 70 masacres en las que murieron más de 15.000 palestinos y otros 800.000 fueron desplazados. Esta carnicería llevó a la Asamblea General de la ONU a emitir la Resolución 194 el 11 de diciembre de 1948.

La resolución consta de 15 cláusulas. El undécimo párrafo estipula que los refugiados que deseen regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos deben ser autorizados a regresar lo antes posible, y que se debe pagar una compensación por las propiedades de aquellos que decidan no regresar a sus hogares y por cada persona desaparecida o herida. La Asamblea General aprobó esta resolución en su 186ª sesión plenaria, con 35 votos a favor, 15 en contra y 8 abstenciones.

A pesar de tal reconocimiento internacional, y del hecho de que permitir el regreso de los refugiados era una condición para que Israel fuera miembro de las Naciones Unidas, la resolución sigue siendo sólo un ejercicio sobre papel. Esto ha agudizado el sufrimiento de los refugiados palestinos y ha creado una realidad complicada para ellos.

Después de más de 70 años desde la Nakba (catástrofe) de la creación de Israel en tierra palestina, hay ahora 13,5 millones de palestinos; había 1,04 millones en 1948. Este crecimiento natural de la población no es el problema; el verdadero problema radica en los siguientes hechos:

  • El 51% de los palestinos viven fuera de Palestina y se les impide regresar.
  • El 49% de los palestinos viven en la Palestina ocupada.
  • El 43% del total de la población palestina dentro de la Palestina histórica son refugiados.2 millones de refugiados palestinos están registrados en el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS); miles de ellos siguen sin estar registrados en el organismo.
  • El 7% de los refugiados viven en 58 campamentos: 10 en Jordania, nueve en Siria, 12 en el Líbano, 19 en la Ribera Occidental y ocho en la Franja de Gaza.

Esta amarga realidad ha sido causada no sólo por la ocupación israelí, sino también por el incumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas, lo que ha llevado a los palestinos a cuestionar la viabilidad de las instituciones y decisiones internacionales. ¿Puede la ONU ser el paraguas internacional que preserve los derechos de los pueblos oprimidos, especialmente porque la Resolución 194 no es la única resolución internacional que las autoridades israelíes han ignorado?

Se puede ver a los palestinos huyendo de sus hogares durante la Nakba de 1948, también conocida como «La Gran Catástrofe» [Foto de archivo]

De hecho, hay muchas, pero varias resoluciones clave han sido ignoradas por las autoridades de ocupación, en particular la resolución 242 (1967), en la que se pedía a Israel que se retirara de los territorios ocupados a las fronteras anteriores a la guerra de 1967; la resolución 465 (1980) en la que se exigía el desmantelamiento de los asentamientos existentes y se suspendía la planificación y la construcción de asentamientos en las tierras ocupadas, incluida Jerusalén; y la resolución 2334 (2016), en la que se afirmaba que los asentamientos israelíes construidos en los territorios palestinos ocupados desde 1967 -incluida Jerusalén oriental- no tenían legitimidad, y se exigía la suspensión inmediata de las actividades de asentamiento, al tiempo que se negaba a reconocer cualquier cambio en las fronteras del 4 de junio de 1967 (que eran, en realidad, la Línea «Verde» del Armisticio de 1949).

Estas y otras resoluciones y decisiones internacionales no sirvieron al pueblo palestino. Tampoco aliviaron el sufrimiento de los refugiados, sino que empeoraron la vida y convirtieron su desplazamiento en una tragedia humanitaria.

La aparente falta de seriedad mostrada por la ONU al acordar tales resoluciones, y el hecho de que todo el mundo sabe que nunca se aplicarán, ha animado a Israel a ignorarlas. En lugar de ello, sigue utilizándolas como pretexto para usurpar los derechos legítimos del pueblo palestino. Así pues, la cuestión de las resoluciones de las Naciones Unidas siempre ha estado destinada únicamente al consumo de los medios de comunicación; como un ejercicio de relaciones públicas para salvar las conciencias internacionales y, se argumenta, aliviar la tensión sobre el terreno.

Así pues, si bien es cierto que la causa fundamental de los sufrimientos actuales de los refugiados palestinos es su limpieza étnica a partir de mayo de 1948 y las consiguientes políticas racistas del Estado sionista, la comunidad internacional también debe aceptar su responsabilidad por no aplicar las sucesivas resoluciones.

Para que las resoluciones de la ONU tengan algún significado y valor, la organización internacional debe permitir el retorno de los refugiados palestinos a sus hogares, de acuerdo con la Resolución 194; tomar medidas prácticas para obligar a Israel a cumplir todas las resoluciones internacionales; y hacer que Israel rinda cuentas por sus sangrientos crímenes y abusos de derechos. No hacerlo significa, literalmente, «In memoriam»: Resolución 194 de la ONU».

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Akiva Eldar: «Sí, yo prefiero a Saar y Liberman»

28 de diciembre de 2020

Israel se enfrenta a su cuarta ronda de elecciones previstas para el próximo mes de marzo de 2021. Este proceso viene acompañado de marcados cambios en la estructura partidaria. Surgieron profundas grietas y cruces de línea en la derecha, el centro en reorganización no del todo clara, y la izquierda con serias posibilidades de pasar a ser insignificante.

En este contexto vale la pena la lectura de esta nota de Akiva Eldar, veterano comentarista alineado con las posiciones tradicionales de izquierda.

AKIVA ELDAR: “Sĺ, YO PREFIERO A SAAR Y LIBERMAN”

Akiva Eldar, Haaretz, 22.12.20

Nunca di mi voto a un partido de derecha, tampoco a una creación híbrida llamada centro-derecha o derecha-centro. Pero si me apuntaran con un arma en mi sien y me obligaran a votar por el partido liderado por el acusado-instigador-racista Benjamín Netanyahu, o el partido de extrema derecha liderado por Gideon Saar, e incluso liderado por el transferista Avigdor Liberman, recurriría a una gran bolsa de vómito y elegiría la segunda opción.

AKIVA ELDAR
En el futuro previsible, no se vislumbra ningún líder político cuyos ojos se vean afectados por las injusticias de la ocupación y la realidad del apartheid entre el Mediterranio y Jordania. Tres parlamentarios de Azul y Blanco votaron a favor del blanqueo de colonias ilegales en Cisjordania. Tenemos que agradecer al presidente Donald Trump, quien, siguiendo las demandas de nuestros amigos de los estados del golfo pérsico, vetó el loco plan de anexión del gobierno de Netanyahu y Benny Gantz.

Netanyahu cumplió su promesa y enterró los acuerdos de Oslo. Es difícil encontrar un empresario de pompas fúnebres con más talento que él. Es cierto que Saar no tiene la intención de resucitar ese acuerdo, pero si el próximo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, decide reiniciar el proceso político, existe la posibilidad de que el sucesor de Netanyahu no se atreva a incitar al Congreso en su contra, como Netanyahu lo hizo con Barack Obama. Con referencia a las colonias en Cisjordania y/o en relación a derechos humanos en los territorios bajo dominio israeli, es ilusorio suponer un cambio drástico tanto si Netanyahu continúa en el poder, o el timón cambia a uno de sus oponentes del ala derecha.

De hecho, Saar y sus amigos no son miembros del club de amigos del poder judicial y aplicación de la Ley. Pero en Israel (y en el mundo democrático) no hay otro líder como Netanyahu que se atreva a proclamar incitaciones en contra de la policía desde el corazón mismo de la Corte Suprema de Justicia de Jerusalen. No hay nadie más que Netanyahu que pueda reclutar un equipo de fanaticos admiradores como el grupo de ministros y miembros de la Knesset que lo rodearon en esa infame ocasión. Yoaz Hendel no es un vocero al servicio como Mickey Zohar, Tzvi Hauser no puede competir con la gran boca de David Amsalem, y el Dr. Yifat Shasha-Biton no se rebajará a los halagos de Miri Regev.

Durante sus 11 años consecutivos en el cargo, Netanyahu llevó a la sociedad israelí a profundizar aún más las brechas en su delgada estructura. El culto a él no proviene del apoyo a sus posiciones políticas, económicas o sociales. El culto a la personalidad bíblica se alimenta del miedo y el odio del otro, ya sea musulmán (siempre que no sea un multimillonario de Dubai), solicite asilo o sea un activista de izquierda. Hay muchos expertos en marketing de estos productos, pero nadie se compara con el astuto vendedor de muebles de Balfour (hace referencia a uno de los primeros empleos de Netanyahu. DK).

Sí, mi amigo Gideon Levy, yo sería muy feliz si Itamar Ben-Gvir (un conocido personaje israeli de extrema derecha. DK) viniera a las manifestaciones en Balfour. Me pararé junto a él y sostendré dos carteles. En una mano sostendré “Andate” (pancarta tipica exigiendo la renuncia de Netanyahu. DK), y en la otra levantaré un cartel contra la ocupación. Será comico leer un tweet del hijo de Netanyahu, quien culpará de izquierdista a Ben Gvir. En las próximas elecciones, probablemente Netanyahu le ofresca a su hijo Yair el cargo de ministro de justicia.

Como dijo David Ben-Gurion, “Debemos ayudar a los ingleses en su guerra contra Hitler como si no hubiera un ‘Libro Blanco’ (normas que impedían el ingreso de judios al territorio de Israel antes de la independencia), y debemos enfrentarnos al ‘Libro Blanco’ como si no hubiera una guerra mundial”. Ahora uno debe luchar contra la ocupación como si no hubiera bibismo y luchar contra el bibismo como si no hubiera ocupación. O como dice el conocido refrán: los mendigos no pueden permitirse el lujo de ser exigentes.

Traducción: Daniel Kupervaser

http://daniel.kupervaser.com/
kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner