Expansión y desalojo masivo: Israel «aprovecha» los días que le quedan a Trump en el cargo

Foto: el Primer Ministro de Israel Benjamín Netanyahu y el Presidente de los EE.UU. Donald Trump en la Casa Blanca el 15 de septiembre de 2020 en Washington, DC [Alex Wong/Getty Images]

26 de noviembre de 2020

Por Ramzy Baroud

En pocas palabras, un estrecho colaborador del Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, resumió la lógica que se esconde detrás del frenesí actual por expandir los asentamientos judíos ilegales en Israel.

«Estos días son una oportunidad irremplazable para establecer nuestro dominio sobre la Tierra de Israel, y estoy seguro de que nuestro amigo, el Presidente (Donald) Trump y el Primer Ministro Netanyahu podrán aprovecharla», Miki Zohar, miembro del Partido Likud fue citado en el Christian Science Monitor.

Con «estos días», Zohar se refería a las pocas semanas restantes del mandato de Trump. El Presidente de los Estados Unidos fue derrotado por su rival demócrata, Joe Biden, en las elecciones presidenciales celebradas el 3 de noviembre.

La derrota de Trump encendió los temores en Tel Aviv y acaloró los debates en el Knesset israelí de que la nueva administración de EE.UU podría desafiar las políticas de expansión de los asentamientos sin obstáculos de Israel.

De hecho, no sólo se permitió a Israel ampliar los antiguos asentamientos y construir otros nuevos durante el mandato de Trump, sino que los funcionarios estadounidenses lo alentaron a hacerlo con un gran sentido de la urgencia.

El embajador de EE.UU en Israel, David Friedman, es firme partidario de la rápida expansión y fue elegido para su papel, no por su experiencia diplomática – no tiene ninguna – sino para ayudar a facilitar el apoyo de EE.UU a la expansión colonial de Israel. Al hacerlo, los Estados Unidos violaron el consenso internacional sobre la cuestión, e invirtieron las posiciones anteriores de los Estados Unidos que percibían los asentamientos ilegales de Israel como «obstáculos para la paz».

A Friedman se le encomendó comunicar la nueva y ominosa agenda estadounidense en relación con la acción ilegal de Israel en los territorios palestinos ocupados y también en los Altos del Golán sirio. En junio de 2019, Friedman, con bastante torpeza, articuló una nueva posición estadounidense sobre los asentamientos judíos ilegales cuando dijo en una entrevista con el New York Times que «Israel tiene el derecho de retener parte, pero probablemente toda, la Ribera Occidental».

La luz verde a Netanyahu se tradujo, en enero de 2020, en un anuncio de Israel de que tenía la intención de anexar formalmente casi un tercio de la Ribera Occidental en unos pocos meses.

El trato del siglo, la reubicación de la embajada, y los Altos del Golán – Israel seguramente no puede creer su suerte – Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente Medio]

La anexión ilegal estaba prevista para el 1 de julio. Justo antes de esa fecha, Friedman reapareció, esta vez con un mensaje menos encriptado, de que la anexión de Netanyahu tenía todo el respaldo del gobierno de los Estados Unidos. Le dijo al periódico israelíIsrael Hayom, que Washington se preparaba para reconocer el movimiento israelí para aplicar la soberanía en «Judea y Samaria», usando la referencia bíblica a la Ribera Occidental.

La anexión no se materializó tan grandiosamente como se esperaba. En cambio, el gobierno de Netanyahu optó por consolidar su anexión de facto de tierras palestinas anunciando planes para construir más asentamientos, impidiendo a los agricultores palestinos llegar a sus tierras y acelerando la política de demolición de viviendas.

Meses antes de que Biden se convirtiera en el presidente electo de EE.UU., Israel parecía estar preparándose para la posibilidad de que la administración Trump no fuera reelegida. Ciertamente, mientras que una presidencia de Biden está obligada a seguir apoyando incondicionalmente a Israel, la nueva administración es probable que vuelva a las viejas políticas relativas al «proceso de paz» y la solución de dos Estados. Netanyahu ha sido durante mucho tiempo reacio a esa retórica ya que, en su opinión, esas demoras innecesarias le costarán a Israel un tiempo precioso que podría invertirse en la construcción de más asentamientos. Políticamente, la mera discusión de un retorno a las negociaciones podría, potencialmente, astillar la poderosa, aunque díscolo, alianza de derecha pro-asentamientos de Israel.

Inmediatamente quedó claro que Trump había perdido la carrera, Netanyahu felicitó de mala gana a Biden. Incluso el tardío reconocimiento del líder israelí de la derrota de Trump no le ahorró la emboscada política que le esperaba. Muchos miembros del Knesset atacaron a Netanyahu por perder el apoyo bipartidista de Israel en Washington al aliarse con el Partido Republicano y la administración de Trump.

Encabezando la acusación estaba el líder de la oposición israelí de Yesh Atid-Telem, Yair Lapid, que ya había criticado el enfoque de «Primero Republicano» del Primer Ministro en la política estadounidense. Sus puntos de vista fueron compartidos por muchos israelíes en la Knesset y los medios de comunicación.

Invertir el curso en las últimas semanas de Trump en el cargo no es una decisión fácil, especialmente porque la administración Trump sigue comprometida a ayudar a Israel a lograr sus objetivos hasta el final.

El 19 de noviembre, el Secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, se convirtió en el primer alto funcionario de EE.UU. en visitar un asentamiento judío ilegal en la Cisjordania ocupada. Durante su visita a una bodega en el asentamiento Psagot, Pompeo dio a Netanyahu más buenas noticias. Anunció que los productos de los asentamientos judíos ilegales podrían ser etiquetados como «Hechos en Israel», y que el movimiento global de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) sería declarado «antisemita» por el Departamento de Estado de los EEUU.

Este último anuncio dará a Israel el capital legal necesario para procesar y silenciar cualquier oposición de la sociedad civil estadounidense a la ocupación ilegal de Israel. Israel cuenta con el hecho de que es poco probable que Biden se atreva a impugnar o revertir tales políticas debido a la sensibilidad del tema del antisemitismo – real o supuesto – en la política de EE.UU.

El mismo razonamiento se aplica al frenesí de construcción de asentamientos en todo el territorio ocupado de Jerusalén Oriental y Cisjordania.

El 20 de noviembre, las autoridades israelíes anunciaron que 80 familias palestinas serían desalojadas de sus casas en el barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén Oriental. Estas casas serían, a su vez, entregadas a colonos judíos israelíes ilegales.

La noticia del desalojo masivo llegó sólo unos días después de que el gobierno anunciara que los asentamientos ilegales de Givat Hamatos y Ramat Shlomo, ambos situados en Jerusalén Oriental, se van a ampliar considerablemente.

El desarrollo masivo en Givat Hamatos, según el grupo israelí ‘Peace Now’, «obstaculizará gravemente la perspectiva de una solución de dos Estados porque en última instancia bloqueará la posibilidad de contigüidad territorial entre Jerusalén Oriental» y los principales centros urbanos de la Ribera Occidental.

Los anuncios están programados estratégicamente, ya que llevan un mensaje político inequívoco de que Israel no tiene la intención de revertir sus políticas de asentamientos, independientemente de quién resida en la Casa Blanca.

Es probable que las próximas semanas sean testigos de movimientos aún más coordinados entre Israel y Estados Unidos, donde la administración Trump buscará cumplir la lista de deseos políticos de Ntanyahu, dejando a Biden con poco margen político para maniobrar, negando así a su gobierno el autoproclamado e inmerecido título de «honesto mediador de paz».

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

 

 

Israel se enfrenta a la amenaza existencial más peligrosa desde su creación

Foto: manifestantes se reúnen frente al edificio del Primer Ministro para protestar contra el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu en Jerusalén Occidental el 15 de noviembre de 2020 [Mostafa Alkharouf/Agencia Anadolu].

26 de noviembre de 2020

Por Adnan Abu Amer

La preocupación israelí por lo que describen como la crisis interna más grave que el Estado ha presenciado desde su establecimiento está creciendo debido al estado de división, polarización y tensiones partidistas. También han expresado su preocupación por los efectos de estas cuestiones, incluida la fragmentación del frente interno, la difusión de los términos de la guerra civil, el colapso de la sociedad israelí y la guerra de hostilidad y odio.

Los israelíes creen que Israel se enfrenta a una de las crisis más peligrosas de su historia, después de haber perdido la confianza en las instituciones del Estado. Acusan a una persona de ser responsable de esta falta de confianza, a saber, Benjamin Netanyahu.

Es cierto que Netanyahu ha presentado a los israelíes una larga lista de logros, pero como cualquier político, tiene debilidades y fracasos, y su principal problema no es sólo la manera fallida en que insistió en la gestión de la pandemia del coronavirus, sino también en el ataque que ha venido realizando durante años contra las instituciones del Estado y la destrucción de las relaciones entre los israelíes. Durante años, han vivido con la insistencia de algunos de no creer en los medios de comunicación, las instituciones académicas, el sistema judicial, la policía, la fiscalía, el ministerio público y los funcionarios del Ministerio de Finanzas, y al final quedó claro que muchos de ellos no creen en la autoridad del Estado.

Durante muchos años, los israelíes han vivido en un estado de incitación mutua, que ha socavado su confianza mutua, sembrando la discordia y el odio entre la derecha y la izquierda, los árabes y los judíos, los religiosos y los seculares, y los ashkenazim orientales y occidentales. Han considerado a los que no votan por este campo o por aquel un traidor sin papel en Israel, y a cada uno sólo le importa su campo partidista. El resultado es que los israelíes se encuentran en esta grave crisis en la que no creen en el otro.

Los israelíes temen que lo que describen como su «hermandad patriótica» se derrumbe y sea sustituido por la hostilidad tribal y el odio interno que puede conducir a la desintegración de Israel, el estallido de una sangrienta guerra civil, la profundización de las divisiones internas, el aumento de los argumentos y el intercambio de acusaciones, utilizando el lenguaje ofensivo y las políticas divisorias. Temen que para que cada líder israelí se gane la lealtad de su bando, trabajen para profundizar la hostilidad entre el resto.

El resultado es que ahora todo está explotando en los rostros de los israelíes, ya que la falta de confianza entre cada uno de ellos les crea dificultades, especialmente en medio de la pandemia y la crisis económica. Esto puede conducir a una catástrofe.

Cabe señalar que Netanyahu, que pudo comprar la confianza de los príncipes del Golfo Árabe y los republicanos americanos, perdió a los israelíes. Después de construir su liderazgo sobre los cimientos de la división y el odio entre los israelíes durante años, su lema se convirtió en «Yo soy Israel, e Israel es yo», y ya no es capaz de distinguir entre sus intereses personales y los intereses del Estado.

En medio de estas nubes negras que rodean a los israelíes, grandes grupos están cada vez más convencidos de que su sociedad se ha vuelto débil, dividida, cobarde y paralizada. Se ha transformado de un país fuerte, estable y unido a una sociedad que descendió al abismo del odio, la parálisis y la separación, y ahora vive los días más difíciles que ha conocido.

Netanyahu y su equipo han logrado dividir a los israelíes, desmantelándolos en pedazos de odio, enemistad y maldad, y transformando a Israel de una democracia moderna en un reino corrupto que estropea todo lo que toca. Cualquiera que se atreva a criticar a este gobierno anárquico es inmediatamente acusado de traición y es clasificado como un izquierdista que odia a Israel.

Uno de los fenómenos que indican esta pendiente que Israel ha bajado es que ya no es capaz de escuchar y respetar las diferentes opiniones o tratar de entender al otro lado. Más bien, una gran ambigüedad lo envuelve debido al terrible odio y a la capa de malicia sobre él que causará el estallido de una guerra civil. Las mentiras se han vuelto profundas, junto con el estallido de la incitación.

Esto llega 25 años después del asesinato del difunto Primer Ministro Itzjak Rabin, cuando los israelíes estaban más divididos que nunca y la incitación interna alcanzó nuevas cotas. El período posterior al asesinato se convirtió en uno de los momentos más dramáticos de la historia de Israel.

Estos días difíciles recuerdan a los israelíes lo que precedió al asesinato de Rabin. El odio y la división que vemos es más peligroso entonces, y las campanas de alarma están sonando, advirtiendo de otro asesinato político. Los activistas del Likud caminan por ahí con camisetas que llaman a los izquierdistas traidores, mientras que el hijo del Primer Ministro, Yair, no deja de twittear contra el Fiscal General, acusándolo de representar una amenaza existencial para Israel, calificándolo de «tan malo como Irán».

La mitad de los israelíes apoyan a Netanyahu, y la otra mitad lo ven como una fuerza destructiva y una verdadera amenaza existencial para el futuro de Israel.

El eslogan anti-Netanyahu es «Go», que contribuyó a alimentar las protestas, pero la mayor parte de la violencia proviene de los seguidores del primer ministro, a través de intentos de atropellar a los manifestantes, disparar gas lacrimógeno, spray de pimienta y lanzarles piedras. La situación es tan tensa que una pequeña chispa desencadenará un infierno.

Las tensiones en Israel indican que se acerca otro asesinato político. Aunque el propio Netanyahu está bien protegido por los servicios de seguridad, el mayor peligro está en las manifestaciones y las calles. La pendiente en la que se encuentra Israel está más resbaladiza que nunca y los frenos se están aflojando hacia una mayor complicación.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Netanyahu y el príncipe heredero de los EAU nominados para el Premio Nobel de la Paz

Foto: Recortes de (de izquierda a derecha) el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, el príncipe heredero de Abu Dhabi, el jeque Mohammed Bin Zayed, y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, durante una manifestación en Naplusa el 14 de agosto de 2020 [JAAFAR ASHTIYEH/AFP/Getty Images]

26 de noviembre de 2020

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohammed Bin Zayed, han sido nominados para el Premio Nobel de la Paz 2021 tras el acuerdo de normalización que firmaron conjuntamente.

«El Premio Nobel de la Paz Lord David Trimble ha nominado hoy al primer ministro Benjamin Netanyahu para el Premio Nobel de la Paz, junto con el jeque Mohammad bin Zayed Al Nahyan, príncipe heredero de Abu Dhabi», dijo la Oficina del primer ministro en un comunicado.

Los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein firmaron acuerdos de normalización con la ocupación en septiembre, convirtiéndose en el tercer y cuarto país árabe en establecer relaciones diplomáticas con Israel después de Egipto en 1979 y Jordania en 1994.

Los acuerdos han suscitado la condena generalizada de los palestinos, que dicen que los acuerdos ignoran sus derechos y no sirven a la causa palestina.

Según Bloomberg, sus nominaciones fueron presentadas por David Trimble, el ex primer ministro de Irlanda del Norte que ganó en 1998 por su trabajo en el proceso de paz de Irlanda del Norte, el comité del premio aún debe reunirse para aprobar sus nominaciones.

El ganador o los ganadores del Premio Nobel de la Paz 2021 serán anunciados en octubre en Oslo.

Al amparo de los acuerdos, Israel aprobó un acuerdo de exención de visado mutuo con los Emiratos Árabes Unidos durante una reunión de gabinete el domingo.

«Este es el primer país árabe con el que hemos firmado tal acuerdo», dijo el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu antes de la votación. «Abrirá y fortalecerá los lazos entre los países, como los lazos económicos. Creo que los ciudadanos de Israel y el mundo entero ven el tremendo cambio que estamos llevando a cabo en nuestra región».

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Miles de personas participarán en la semana de acción por Palestina

Foto: los manifestantes se reunieron frente a la Embajada de Israel en el centro de Londres, Reino Unido el 30 de marzo de 2018 [Foro Palestino en Gran Bretaña]. 

26 de noviembre de 2020

Miles de personas participarán en una semana de acción para conmemorar el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino de la ONU. Los eventos organizados por la Campaña de Solidaridad con Palestina (PSC) para destacar las continuas violaciones del derecho internacional por parte de Israel, incluyendo sus planes de anexión ilegal, se llevarán a cabo del 25 de noviembre al 2 de diciembre en toda Gran Bretaña.

El día de acción estudiantil del PSC es hoy. Las investigaciones de la organización han revelado que las universidades británicas invierten más de 450 millones de libras esterlinas en compañías cómplices de las graves violaciones de los Derechos Humanos de los palestinos por parte de Israel. Entre ellas se encuentran empresas que figuran en la lista de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU de empresas implicadas en los asentamientos ilegales israelíes establecidos en tierras palestinas robadas. Cientos de estudiantes apoyados por el comité de jóvenes y estudiantes del PSC tomarán medidas en las redes sociales para exigir que sus universidades se desprendan de dichas empresas. También se enviarán cartas a los equipos directivos de las universidades.

El sábado 28 de noviembre ha sido declarado como un día de acción nacional. El gobierno israelí sigue adelante con sus graves violaciones del Derecho Internacional y de los Derechos Humanos, acelerando la colonización de más tierras palestinas. Los participantes en la jornada de acción inundarán las redes sociales para presionar al gobierno británico a que prohíba el comercio con los asentamientos ilegales israelíes y a que aplique sanciones, incluido un embargo de armas en ambos sentidos, hasta que Israel cumpla con el derecho internacional. Los manifestantes también pedirán a los organismos públicos que se aseguren de que no están invirtiendo fondos o consiguiendo contratos con empresas cómplices de los abusos de los Derechos Humanos por parte de Israel.

También habrá una concentración online para Palestina el domingo 29 de noviembre. Miles de personas ya se han inscrito para participar en la manifestación, que será organizada conjuntamente por Jewish Voice for Peace y el Comité Nacional del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). El programa contará con la participación de artistas, activistas, organizadores políticos y sindicalistas, con apariciones de figuras prominentes como Joshua Virasami, Maxine Peake, Noura Erakat, Aja Monet y Omar Barghouti.

El evento final de la semana de acción del PSC será un lobby virtual del parlamento el miércoles 2 de diciembre. Cientos de personas se reunirán con sus diputados por Internet para discutir los planes de anexión de Israel que violan el Derecho Internacional, sus asentamientos ilegales y sus políticas de apartheid. Los participantes pedirán a sus representantes electos que tomen medidas a través de una prohibición de comercio, sanciones y la firma de la Moción 1140 del día anterior sobre «Demolición de hogares palestinos» y la EDM 1139, «Anexión israelí de tierras palestinas».

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Israel permitirá a los saudíes hacer obras de caridad en Jerusalén Oriental para frenar la influencia de Turquía

Foto: los palestinos preparan ayuda alimentaria en Jerusalén el 5 de agosto de 2014 [Saeed Qaq/ApaImages]

26 de noviembre de 2020

Israel ha accedido a permitir que Arabia Saudita dirija obras de beneficencia en Jerusalén oriental en un intento de frenar la influencia de Turquía en la ciudad, informó el periódico Israel Hayom.

La decisión se tomó durante la reunión secreta que tuvo lugar entre el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman a principios de esta semana.

El periódico citó a altos funcionarios saudíes que asistieron a la reunión diciendo que Israel también apoyará la inclusión de representantes saudíes en el Consejo del Waqf islámico que es administrado exclusivamente por Jordania.

Según los funcionarios, Arabia Saudita quiere que Israel intervenga e impida que la próxima administración del presidente electo Joe Biden se una al acuerdo nuclear con Irán y que alivie la posible presión que impondrá a Riad.

«Los saudíes también quieren que Israel renueve las conversaciones de paz con el Presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas y que acepte un alto el fuego duradero con la Franja de Gaza, con la mediación de Egipto. A cambio, los saudíes están dispuestos a ayudar a proporcionar fondos para la Autoridad Palestina y Gaza», añadieron las fuentes.

El gobierno turco ha estado financiando proyectos por valor de decenas de millones de dólares a través de organizaciones sin ánimo de lucro islámicas-turcas en Jerusalén. Dichos fondos fueron aprobados por el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Sionistas Pentecostales y su apoyo a la ocupación ilegal israelí

Por: Bruno Beaklini

25 de noviembre de 2020

Las elecciones de EE.UU. se discuten a menudo en términos de la victoria o la derrota de algunos colegios electorales, basados en el llamado “cinturón bíblico”. Casi siempre la predicación moral, la misma que alinea los votos a la derecha del sistema político, apunta a la llamada “derecha cristiana”. Como politólogo entrenado, considero más acertado llamarlo “derecha pentecostal”.

No es apropiado asociar directamente un sistema de creencias de tipo religioso con una posición política particular. Esto sería algo cercano a la apostasía y como esto es un crimen, lucho en contra de este tipo de declaración con vehemencia. Tampoco es correcto relacionar toda la predicación protestante en los Estados Unidos con posiciones más reaccionarias. Durante los años de gran industrialización, desde el comienzo del sindicalismo masivo en la década de 1880 hasta la consolidación del New Deal en la segunda mitad de la década de 1930, hubo muchos pastores y ministros que se alinearon con la clase obrera y lucharon hombro con hombro por mejores condiciones de vida y derechos.

Esto adquiere contornos épicos con la Congregación de Iglesias Bautistas del Sur y el papel destacado de los líderes religiosos afroamericanos, comenzando por el propio Martin Luther King Jr, antes de la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC).

Junto con Malcolm X, son las mayores referencias de los intelectuales y predicadores afroamericanos en los Estados Unidos en el siglo XX. Lamentablemente, los supremacistas blancos utilizan el simbolismo “cristiano” para predicar justo lo contrario de lo que hizo el profeta Issa (Jesús) cuando se enfrentó al imperialismo de su tiempo.

Fundado en 2015, el museo “Cristianos Sionistas” – Amigos de Sión – fue el resultado de una alianza entre el republicano Mike David Evans y la élite gobernante del estado de Israel, incluido Menahem Begin, el terrorista del Irgun que se convirtió en primer ministro del estado colonial. Evans fue uno de los prominentes “asesores pentecostales” del derrotado Donald Trump. Pero no se detiene ahí.

La poderosa red de la Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos envía una considerable cantidad de recursos a Israel, así como promueve la inmigración de familias judías. El portal no incluye nada de la tradición humanista de la izquierda judía, ni aborda el problema de la extrema derecha que siempre coquetea con el nazi-fascismo. Otra “coincidencia”.

Según el canal del Vicio, la alineación de las llamadas congregaciones del “cinturón bíblico” con Israel es de absoluta hegemonía, lo que incluye un importante volumen de recursos destinados a los asentamientos en Cisjordania.

En otras palabras, en nombre de una especie de lectura fundamentalista del Antiguo Testamento, las empresas cuyo negocio es recaudar fondos en especie de personas necesitadas, destinan parte de esta cantidad a construcciones que son ilegales según el derecho internacional, y van en contra de varias resoluciones de la ONU, empezando por la Resolución 242 que, en “teoría”, obligaría a Tel Aviv a devolver los territorios ocupados durante la Naksa en 1967.

John Hagee es un pastor que coordina giras a Israel y apoya los asentamientos ilegales en Cisjordania. También es el líder de la congregación protestante de evangelistas de televisión y ganador de una medalla de los “Amigos de Sión” – incluso afirma, en la sección de “sistema de creencias”, un compromiso con Israel. La razón alegada es milenaria, como se indica a continuación a través de una amplia investigación.

Hagee afirma: “Creemos en la promesa de Génesis 12:3 con respecto al pueblo judío y a la nación de Israel. Creemos que los cristianos deben bendecir y consolar a Israel y al pueblo judío. Los creyentes tienen el mandato bíblico de combatir el antisemitismo y hablar en defensa de Israel y los elegidos”.

Supongo que para esos ciudadanos americanos, esta interpretación del Antiguo Testamento tiene más “validez” que las 850.000 personas que fueron expulsadas de sus tierras, así como el aproximadamente 13% de los árabes palestinos de fe cristiana que simplemente se han vuelto “irrelevantes”.

Es curioso que un poco más abajo en el mismo texto, se afirma en Génesis 12:6: “Y pasó Abraham por aquella tierra hasta el lugar de Siquem, hasta el roble de Moré; y entonces los cananeos estuvieron en la tierra”. Considere el fenómeno histórico; el pueblo palestino siempre ha estado allí y ha luchado contra el mismo imperialismo. Nada justifica su expulsión a menos que la propaganda milenaria vaya más allá del derecho internacional.

Es importante señalar esta interpretación del historiador Walker Robins: “Los bautistas del sur vieron ampliamente a Palestina con ojos orientalistas, asociando el movimiento sionista con la civilización occidental, la modernidad y el progreso por encima y en contra de los árabes de Palestina, a quienes consideraban incivilizados y atrasados. Este punto de vista era compartido por los viajeros bautistas, por los misioneros, por los premilenialistas y por sus oponentes”.

Lamentablemente, nada de esto es “nuevo” y se evidencia en la relación cuasi-estatal de la diplomacia pública, que establece una alianza directa a través de vínculos entre el Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel y las mayores congregaciones del cinturón bíblico.

Los periódicos israelíes Haaretz y Al Jazeera completaron las investigaciones sobre esto: “Como resultado de tales creencias, los sionistas cristianos apoyan la empresa de asentamientos ilegales de Israel en Cisjordania y, de hecho, cualquier otra política – israelí, estadounidense o de otro tipo – que asegure la soberanía judía israelí sobre la tierra desde el Mar Mediterráneo hasta el río Jordán e incluso más allá, en la Ribera Oriental del Jordán”.

“Los sionistas cristianos generalmente ignoran las violaciones de Israel de los derechos de los palestinos, incluso de los palestinos cristianos, o las ven como un medio necesario para un fin”.

Las expresiones vertidas en nuestro portal de noticias son de exclusiva responsabilidad de quienes la emiten y no representan necesariamente el pensamiento de la Comunidad Palestina de Chile.

Por: Bruno Beaklini

Fuente: Middle East Monitor

Recordamos los momentos en que Maradona manifestó su apoyo a Palestina

26 de noviembre de 2020

Diego Armando Maradona, quien falleció hoy a los 60 años, en reiteradas ocasiones manifestó su apoyo por Palestina en distintos momentos de su vida.

Una de esas ocasiones es cuando un palestino le entregó un Kuffiyeh como muestra de afecto, la toma en sus manos, la levantó y expresó: ¡Viva Palestina!, durante su estadía como técnico de Al Wasl de los Emiratos Árabes Unidos.


También durante un encuentro informal con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, donde Maradona lo abrazó y dijo “Yo soy de corazón palestino”.

Diego Armando Maradona en otra ocasión expresó que “Soy el hincha número uno de Palestina y deseo hacer una visita a la selección palestina para llevarles un saludo”.

El exseleccionador argentino hizo un extraño paralelismo: “Visitar Palestina sería como si mi nieto Benjamín me diera un beso”, ha dicho, haciendo referencia al hijo del Kun Agüero con su hija.

“Soy un defensor al pueblo palestino, los respeto y simpatizo con ellos, apoyo a Palestina sin miedo”, ha indicado Maradona.

“El pueblo palestino tiene necesidad de ayuda de todos y yo estoy a su disposición. Soy el hincha número uno”, dijo.

Fuente: Sky / Comunidad Palestina de Chile

ONU: Más de 1 millón de palestinos en Gaza, bajo la línea de pobreza

Foto: niños palestinos llenan botellas de plástico con agua en un campo de refugiados en Jan Yunis, en el sur de Gaza, 11 de abril de 2020. (Foto: AFP)

26 de noviembre de 2020

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advierte que más de 1 millón de palestinos en la asediada Franja de Gaza vive por debajo del umbral de la pobreza.

En un informe publicado el miércoles, la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés) advirtió de las consecuencias del bloqueo impuesto en 2007 por el régimen israelí a Gaza.

“El resultado ha sido el colapso casi completo de la economía regional de Gaza y su aislamiento de la economía palestina y del resto del mundo”, alerta el texto, señalando que hoy en día, el enclave costero palestino tiene a más de la mitad de su población, de dos millones de habitantes, viviendo por debajo del umbral de la pobreza.

Es más, prosigue, la falta de acceso a agua limpia y a electricidad, que oscila entre cuatro y once horas diarias, afecta a la mayoría de la población. Ante tal situación, urge a Israel a levantar el bloqueo, restaurar la libertad de movimientos y permitir comerciar libremente.

Por otro lado, el organismo de la ONU cifra en 14 000 millones de euros el coste que ha tenido el bloqueo israelí para Gaza. “El rendimiento de la economía regional de Gaza siempre ha estado muy por debajo de su potencial debido a la ocupación y las medidas restrictivas que la acompañan”, agrega.

Gaza pierde 70 millones de dólares al mes por el asedio israelí
De hecho, insiste en que una paz duradera y completa para el conflicto palestino-israelí solo se puede lograr a través de una solución de dos Estados.

La Franja de Gaza sufre un inhumano asedio impuesto por Israel desde 2007 y ha sido escenario de tres guerras desde 2008. Este bloqueo restringe severamente la importación de bienes y productos, además de impedir a los campesinos y pescadores realizar sus labores. Muchos agricultores no pueden cultivar todo lo necesario debido a la falta de material, y a la escasez de agua y electricidad.

Varios organismos internaciones han alertado del deterioro de la situación humanitaria en Gaza e instado a Israel a levantar el bloqueo contra el enclave costero, pues, de lo contrario, será inhabitable.

Fuente: HispanTV 

 

14.000 millones de euros, el coste de una década del devastador bloqueo israelí en Gaza

25 de noviembre de 2020

Ya van 13 años de bloqueo militar israelí cuyo resultado ha sido el colapso casi completo de la economía regional de Gaza y su aislamiento de la economía palestina y del resto del mundo». Urge restaurar la libertad de movimiento y permitir «comerciar libremente».
Desde el comienzo del bloqueo israelí de Gaza en 2007 hasta 2018 el coste que este ha tenido para el enclave palestino fue de 14.000 millones de euros, seis veces el PIB de la franja, destacó hoy un informe de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).

«El resultado ha sido el colapso casi completo de la economía regional de Gaza y su aislamiento de la economía palestina y del resto del mundo», alerta el informe, que urge a restaurar la libertad de movimiento y permitir «comerciar libremente».

Hoy, Gaza tiene una de las mayores tasas de desempleo y peor desarrollo económico en el mundo, pese a su potencial –con retroceso en industria y agricultura– y tiene a más de la mitad de su población de dos millones viviendo por debajo del umbral de la pobreza.

La UNCTAD presentó ante la Asamblea General de la ONU el informe titulado «Costes económicos de la ocupación israelí para el pueblo palestino: la Franja de Gaza bajo cierre y restricciones», que sustenta en la estimación «acumulativa» de un bloqueo prolongado.

«Restaurar el derecho de los palestinos a la libre circulación para los negocios, la atención médica, la educación, el ocio y los lazos familiares», recomienda el estudio, así como priorizar la reconstrucción de infraestructuras, públicas y privadas, y solventar la crisis de electricidad.

BLOQUEO PROLONGADO

Este organismo de la ONU explica que Israel ya había impuesto muchas restricciones desde los años noventa y que las intensificó cuando en 2007 el movimiento islamista Hamás tomó el control del enclave costero palestino, con periodos de mayor o menor dureza, pero que continúan siendo estrictas.

Con el cielo y el mar controlados por Israel, en tierra solo quedan dos cruces fronterizos de los cinco que tenía en 2007: uno para bienes y otro para personas (además del que tiene con Egipto), parcialmente abierto para casos especiales.

«El significado económico es que el comercio y los recursos de producción (mano de obra o insumos) pueden entrar o salir de la franja de Gaza de forma muy restringida», contempla el informe.

Además de las limitaciones de entrada de productos acorde al mínimo de consumo necesario, Israel restringe los que considera de «doble uso» que afectan especialmente a tecnología y fertilizantes.

Del coste económico por el bloqueo, considera que no se puede desvincular el impacto, no medido, de las tres operaciones militares israelíes entre 2008 y 2014, en las que murieron 3.804 palestinos y 95 israelíes.

En la de 2008-2009, 20.000 palestinos quedaron sin hogar; en la de 2012, 10.000 viviendas quedaron dañadas en la franja; y la operación de 2014 desplazó a alrededor de 100.000 residentes que se quedaron sin casa, recuerda el análisis.

UNA ECONOMÍA DESMORONADA

«El rendimiento de la economía regional de Gaza siempre ha estado muy por debajo de su potencial debido a la ocupación y las medidas restrictivas que la acompañan», valora el informe, que destaca que entre 2007 y 2018 el crecimiento económico fue solo de un 4,8%.

La falta de acceso a agua limpia y a electricidad, que oscila entre cuatro y once horas diarias, afecta a la mayoría de la población.

La ONU advirtió que las tendencias detectadas en 2012 debían revertirse para evitar que Gaza sea inhabitable en 2020.

La brecha de pobreza podría ser hoy del 4,2%, una quinta parte del 20% actual, si su economía no hubiera estado lastrada por las restricciones del rígido bloqueo y las operaciones militares durante esa década.

«Si la participación de Gaza en la economía del territorio palestino ocupado (Cisjordania y Jerusalén Este) siguiera siendo la misma que en 2006, el PIB de Gaza habría sido un 50% más alto que el actual», valora la UNCTAD.

El informe no incluye «otros costes de la ocupación israelí, como el impacto económico de impedir que el pueblo palestino use su campo de gas natural frente a las costas de Gaza».

«La ONU mantiene su posición de que la paz duradera y completa solo se puede lograr a través de una solución negociada de dos estados» y apunta en sus recomendaciones que «el apoyo humanitario y económico no reemplazará los derechos políticos o la estatalidad».

Fuentes: La Vanguardia y EFE

Soldados israelíes intentan detener y sacar de una ambulancia a un palestino gravemente herido

24 de noviembre de 2020

Soldados de ocupación israelíes atacaron una ambulancia perteneciente a la Sociedad de la Media Luna Roja Palestina e intentaron arrestar a uno de los heridos de manera brutal.
Con audio e imágenes se observa la brutalidad de los militares israelíes y cómo los soldados de ocupación irrumpieron en una ambulancia por la fuerza de las armas, tratando de arrestar a uno de los heridos, sin tener en cuenta su estado de salud y sin ninguna consideración por el derecho internacional humanitario, que establece el respeto y la protección a los heridos, al personal médico, las ambulancias y las instalaciones médicas y que asegura que el personal médico no debe estar expuesto a acciones militares y de conflictos.

En ninguna parte del mundo los militares ponen en peligro o causan daños a hospitales, ambulancias y a los equipos médicos y de auxilio, salvo en Israel que a diario los militares israelíes atacan a pacientes, ambulancias, allanan hospitales y bombardean instalaciones sanitarias.

Por algo, Israel es record mundial en violaciones a los derechos humanos y a diario hay denuncias sobre las atrocidades e ilegalidades cometidas en contra de la población civil palestina bajo ocupación militar.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner