Israel aumenta agresiones y restringe información a la prensa

09 de octubre de 2020

El mes de septiembre ha sido testigo de un aumento en el número de violaciones contra las libertades de los medios de comunicación en Palestina. El Centro Palestino para el Desarrollo y las Libertades de los Medios de Comunicación “MADA” ha documentado un total de 31 violaciones en comparación con las 11 que sólo se documentaron durante el mes de agosto.

Este aumento se produjo como resultado de los ataques israelíes contra periodistas y medios de comunicación durante su cobertura de las actividades pacíficas palestinas, que se han ampliado relativamente este mes en comparación con el anterior (a pesar de las circunstancias causadas por la propagación de la epidemia de Corona y sus repercusiones en diversas actividades públicas).

Violaciones israelíes

El número de violaciones israelíes aumentó de 4 documentadas en agosto a 13 violaciones documentadas en septiembre. Todas las violaciones israelíes se enmarcan en los graves y serios ataques contra la vida de los periodistas y las libertades de los medios de comunicación en Palestina.

Incluyen la lesión de 7 periodistas con balas de metal y bombas de gas o al atacarlos con ataques físicos directos por parte de soldados y colonos, la detención de otros tres periodistas, el impedimento de la cobertura de los equipos de prensa y la confiscación de un vehículo para la televisión de Palestina.

Estas violaciones incluyeron las lesiones de los periodistas: Fadi Abdelraheem Yasine (agredido), Mahmoud Fawzi Abdelghani (disparo de metal en el hombro), Jafar Ishtayya (agredido por colonos), Adel Ibrahim Abu Neima (agredido por colonos y asfixiado gravemente en dos incidentes separados), Nidal Taher Ishtayya (dos disparos de metal en el flanco y la axila), y Nasser Ishtayya (bomba de gas directa en la parte superior de la espalda),

Además del arresto de los periodistas: Osama Hussein Shahine (pocos días después de que fuera trasladado a detención administrativa durante cuatro meses), Abdelmuhsen Shalaldeh y Mujahed Hamdallah Mardawi mientras regresaba del extranjero.

También, se impidió que el personal de la televisión palestina cubriera un acto pacífico contra el asentamiento, y se impidió que el personal de la televisión cubriera los procedimientos de demolición de las residencias situadas en los valles y se incautara el vehículo de la televisión.

Además, las Fuerzas de Ocupación israelíes, al amanecer del 1 de octubre detuvieron al periodista Tarek Abu Zaid después de allanar su casa situada en la ciudad de Nablus.

Fuente: MADA

¿Qué significa la palabra “paz” para los pueblos de Oriente Medio?

09 de octubre de 2020

Por Orwa Ajjoub, Rahaf Aldoughli 

Fuentes: Al-Jumhuriya English
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Los recientes acuerdos de «paz» entre Israel y los Estados árabes del Golfo no anuncian una región más justa y armoniosa, sino una región más militarizada, segurizada y represiva, argumentan Orwa Ajjoub y Rahaf Aldoughli

El 13 de septiembre el ministro de Estado de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, anunció un acuerdo para normalizar las relaciones con Israel. Menos de un mes después, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que Bahréin sería “el segundo país árabe en hacer las paces con Israel en 30 días”. Estos anuncios, tomados al pie de la letra, sugieren que los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin ya no están en “guerra” con Israel (como si alguna vez hubieran pensado iniciarla). Si bien los anuncios se extienden al establecimiento de relaciones diplomáticas formales plenas, los lazos no oficiales entre estos Estados ya existían desde hace mucho tiempo. Se ha documentado con anterioridad cómo el rey de Bahrein se jactaba de mantener contactos de inteligencia con Israel, quien a su vez, en 2015, abrió una misión de nivel diplomático ante la Agencia Internacional de Energía Renovable en Abu Dhabi.

Los analistas han atribuido generalmente las decisiones de las monarquías del Golfo de dar a conocer sus relaciones con Israel a sus rivalidades geopolíticas con Irán y Turquía. El año pasado, Ian Black, de The Guardian, escribió que el compartido odio hacia Irán estaba “sacando a la luz los vínculos secretos de Israel con los reinos del Golfo”. Kamran Bokhari ha sostenido que la decisión de Abu Dhabi de normalizar sus relaciones con Tel Aviv tiene más que ver con contrarrestar la influencia turca en el mundo suní y árabe. Si bien reconoce el mérito de ambas afirmaciones, Mark Levin, profesor del Centro de Oriente Medio de la Universidad de Lund, ha sugerido también a estos autores que los Estados del Golfo están motivados principalmente por la necesidad de mantener su acceso a la ayuda militar occidental: “Especialmente si Trump pierde las elecciones, no contarían con socios fiables; pero si están vinculados a Israel, esto garantizará la seguridad de esos regímenes y su acceso a más cantidades de armamento.

En cuanto a Trump, que actuó como intermediario de estos acuerdos, lo más probable es que esté impulsado por un deseo a corto plazo, no muy bien pensado, de apaciguar al lobby israelí en el período previo a las elecciones presidenciales del próximo mes. Trump no es conocido por ser precisamente un estudioso de la historia, ni está rodeado de expertos experimentados con la capacidad de comprender las intrincadas realidades de los más de 70 años de conflicto árabe-israelí. Lo más significativo es que el discurso en torno a estos anuncios no ha conseguido competir con los sentimientos de la mayoría de los pueblos de la región ni con lo que estas perspectivas anuncian para el futuro de la “paz”.

Una “paz” entre Estados, no entre pueblos

Los recién anunciados acuerdos de “paz” tienen como objetivo eludir por completo la situación del pueblo palestino, cuyas demandas de justicia ni siquiera se mencionan. Estas demandas incluyen el establecimiento de un Estado palestino independiente en las fronteras de facto de 1967, el cese inmediato de los ilegales asentamientos y una solución justa para los refugiados.

Para los pueblos del Oriente Medio en general, la lucha de los palestinos no es simplemente una cuestión de una tierra pequeña con gente aterrorizada e injustamente ocupada; es, de hecho, una parte fundamental de cómo entendemos nuestro propio sentido de pertenencia e identidad. La retórica de la resistencia contra la ocupación ha sido, y sigue siendo, por ejemplo, hegemónica en el cine y el teatro árabes como aspecto central e irreductible de la identidad colectiva. En 2005 uno de los actores más famosos de Egipto, Adel Emam, protagonizó una película llamada The Embassy Is in the Building. Es la historia de un ingeniero egipcio que vive en los Emiratos Árabes Unidos durante 25 años y luego regresa a El Cairo para encontrarse con que la embajada de Israel está ubicada en el mismo edificio que su apartamento. Después de una compleja serie de eventos que giran en torno a temas de ira, resistencia y chantaje, su presencia en el martirio de un niño palestino con el que se había hecho amigo consolida finalmente sus compromisos humanitarios y su rechazo a la normalización política y la reconciliación.

Históricamente, la legitimidad popular de los nuevos estados-nación emergentes de la región se ha basado fundamentalmente en su apoyo nominal a la lucha palestina. Especialmente en Estados que se autodenominaron “revolucionarios”, como la Siria de Asad, la Libia de Gadafi y el Iraq de Sadam, las identidades basadas en mantenerse junto a Palestina y su pueblo se han ido incrustando en la conciencia popular durante décadas. Si bien los monarcas de países como Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos se han vuelto cada vez más hacia el neoliberalismo, el dinero del petróleo, el clientelismo y las identidades sectarias como bases para mantener la hegemonía, su abierto rechazo a los sentimientos de sus pueblos sobre los palestinos agudizará aún más la división entre la riqueza y el poder de gobernantes autoritarios y la voluntad del pueblo.

Estas opiniones y sentimientos populares sobre la injusticia en Palestina se han venido ignorando de forma rutinaria en Occidente durante años desde el momento en que el tren de la “paz” despegó de Camp David en 1978, a través del Tratado de Wadi Araba de 1994 y hasta la actualidad. La simple realidad es que la imposición de tales acuerdos de “paz” de arriba a abajo, sin que se resuelva la ocupación o el sufrimiento que ha causado, solo solidificará el autoritarismo y el conflicto violento. Los acuerdos actuales no son más que una continuación del prolongado acuerdo entre los Estados Unidos, Israel y los dictadores locales para proteger sus intereses económicos a expensas de las aspiraciones de los pueblos hacia una vida política justa y pluralista.

La historia reciente de Oriente Medio es una retahíla casi ininterrumpida de incidentes en los que Estados Unidos y otros Estados occidentales han apoyado golpes de Estado para anular los resultados de los procesos democráticos y/o han dado la bienvenida y apoyado a dictadores que han llegado al poder de forma ilegítima. En 1953 Estados Unidos y el Reino Unido organizaron un golpe de Estado en Irán para derrocar al primer ministro elegido democráticamente, Mohammad Mosaddegh, y restaurar el gobierno monárquico del Shah. Más recientemente, en 2013, Occidente desvió la mirada y asintió cuando el mariscal de campo de Egipto, Abd al-Fattah al-Sisi, usurpó el poder del presidente elegido democráticamente Muhammad Mursi.

Además de promover los intereses económicos de las élites, estas acciones y políticas para empoderar a los dictadores contra la voluntad de los pueblos -mientras desechan cualquier apariencia de principios humanitarios y justicia- sirven también para mantener la región en un estado constante de autocracia, conflicto social y gobernanza fallida. El tumulto creado por tales condiciones sirve entonces como excusa para una mayor represión. En lugar de buscar la paz verdadera, basada en una sociedad justa y equitativa, los líderes locales e internacionales han acordado buscar una “paz” falsa basada en la militarización, la segurización y la brutal represión de la legítima ira popular. Se trata de una “paz” entre Estados y élites, no una paz entre pueblos.

Una razón por la que muchos en la región han reaccionado a los acuerdos recientes con gran consternación es que nos presentan el siguiente dilema: ¿Vamos a abandonar nuestro compromiso con la justicia para los palestinos, nuestro deseo de una sociedad más justa y democrática, nuestro rechazo ante proyectos coloniales e imperiales y gran parte de nuestra propia identidad, a cambio de hipotéticas reducciones de los conflictos violentos provocados por el moderno Estado de seguridad autoritario? ¿Dónde vamos a situarnos frente a este último acuerdo de “paz” y su cínico cálculo sobre “males menores”?

¿No es hora ya de una definición de paz que se construya desde abajo, basada en la justicia, la igualdad y la democracia, en lugar de la que nos imponen desde arriba? Si estos acuerdos se hubieran presentado al público para un referéndum, ¿habrían tenido éxito? ¿Por qué no se les permitió adoptar una forma que los pueblos hubieran podido apoyar con entusiasmo? Es de suponer que los signatarios de este acuerdo saben muy bien que inmensos segmentos de la población nunca podrán reconciliarse con el concepto de “paz” sin justicia. Como era de esperar, las redes sociales en la región se han visto inundadas en los últimos días con un resurgimiento del sentimiento yihadista, utilizando a menudo el mismo agotado estribillo de que la “yihad” es la única solución para proteger a musulmanes y palestinos (*). Hay poco misterio en cuanto a cómo se hará esto o cómo servirá para solidificar y consolidar la influencia de los grupos yihadistas en sus esfuerzos por reclamar la narrativa de la resistencia.

Si Estados Unidos se tomara más en serio la creación de una paz verdadera y duradera en la región en lugar de promover la dominación ideológica y económica, tal vez sería posible llegar a acuerdos basados en el deseo popular de paz. Sin embargo, los acuerdos recientes de los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin e Israel no van a generar paz, sino solo más frustración e ira, perpetuando el ciclo de desestabilización, autocracia y opresión.

Nota:

(*) Las conversaciones entre yihadistas vistas por los autores en la aplicación de mensajería Telegram, por ejemplo, exigen responder a los recientes acuerdos con violencia renovada contra “los cabecillas de la infidelidad”, ahora dentro de la propia Península Arábiga y en la Palestina histórica.

Orwa Ajjoub es investigador del Centro de Estudios sobre Oriente Medio de la Universidad de Lund (Suecia). El enfoque de sus investigaciones incluye el conflicto sirio y los grupos salafistas-yihadistas en Oriente Medio.

La Dra. Rahaf Aldoughli es profesora en la Universidad de Lancaster (Reino Unido) e imparte cursos sobre Política e Historia de Oriente Oriente. Sus áreas de experiencia en investigación incluyen sectarismo, islamismo estatal, machismo y nacionalismo.

Fuente: https://www.aljumhuriya.net/en/content/what-does-%E2%80%9Cpeace%E2%80%9D-even-mean-peoples-middle-east y Rebelión

Es normal, boca de albañal y manos de asesino

09 de octubre de 2020

Por Ramón Pedregal Casanova 
Fuentes: Rebelión

En Jerusalem, me vestí con mis heridas e inhalé mi propio dolor, / cargué con el alma de esta árabe palestina en la palma de mi mano. / No voy a sucumbir ante la supuesta “solución pacífica”, / no voy a abandonar esta lucha / hasta que los eche de mi tierra. / No tendrán escapatoria. / …

Primeros versos del poema Resistid, mi pueblo, tenemos que resistirlos. Autora, la gran poetisa Palestina Dareen Tatour *.

Nazis, sionazis, … no se definen por lo que todavía no han hecho, se definen por lo que han hecho. Los colonos, los invasores, no podrán nunca sostener que no sabían nada porque lo que cambia el mundo al que asaltan es su acción. Tampoco lo podrán decir aquellos que viven sin decir nada porque viven de esa situación. Y los gobiernos europeos y sus banqueros, patronos y sus periodistas, ante los criminales que ellos protegen, les hacen comercio, difunden la distracción, sostienen un silencio sobre la causa Palestina que demuestra lo peligrosos que son, nunca, jamás podrán decir que son defensores de los Derechos Humanos, que no sabían nada del genocidio que los sionistas cometen con el Pueblo Palestino. Unos y otros tienen boca de albañal y manos de asesino. Cada una de las veces que la ONU se ha pronunciado contra la ocupación y el colonialismo sionazi, cada una de esas veces ha sido una denuncia de quienes están contra la Humanidad entera. En 1975, el 10 de Noviembre, emitió la Resolución 3379 en la que establecía la equiparación entre el sionismo y el racismo en general y el apartheid en particular. ¿Y después? Como dice el refrán: Resolución abortada, hipocresía afianzada.

El 11 de Septiembre, -aniversario del golpe de Estado de Pinochet y sus amos yanquis contra el Presidente Allende en Chile en 1973- de este 2020 los carceleros sionazis robaron los escasos utensilios de los 850 prisioneros palestinos en la prisión de Ofer, como venganza por su protesta contra el desprecio a la salud del prisionero Daud Al-Katib, lo que causó su muerte. Daud Al-Katib llevaba 18 años en prisión, y la dirección de la cárcel sabía que iba a cumplir su condena próximamente y debía ponerlo en libertad.

Los mayores responsables de la muerte de Daud Al-Katib son quienes encierran al Pueblo Palestino y lo persiguen para expulsarlo de su propio país, con el fin de seguir robando su territorio y colonizándolo, lo que es considerado en la ley internacional como un crimen de guerra y genocidio. Vuelvo a preguntar, ¿y después? Resolución abortada, hipocresía afianzada. ¿Dónde se encuentra cada uno de los empleados de todos los periódicos, de las televisiones, de las emisoras de radio, todos esos que se dicen profesionales, contadores objetivos, ahora que hacen desaparecer, más que nunca lo han hecho, a Palestina de sus informaciones?: en la cuenta de pagos al lacayo, al amoral subordinado, de los mayores banqueros del mundo, puesto que son esos los dueños, que, ¿cree usted que es casualidad?, son sionistas.

Matan todos los días a la información, y no podrán negar nunca que lo sabían, como no podía negar el alemán medio que sabía lo que sucedía en los campos de exterminio de Auschwitz, Treblinka, Sobibor, Belzec, … Como esos alemanes, tampoco los sionistas de la calle y colonizadores de Palestina pueden negar que conocen la muerte del prisionero Daud Al-Katib, el último prisionero asesinado de los miles que le han precedido. No pueden decir que no saben que han metido en prisiones a cientos de miles de Palestinos. Así está escrito, por ellos mismos, pues la historia recoge lo que han hecho, aunque sus subordinados lo ocultan en sus redacciones de prensa, mienten por dinero, son mercenarios. Todas sus miserables vidas se sientan en el banquillo del nuevo Núremberg para ser juzgadas por la ética y la moral de Humanidad con la que habla el juicio histórico. Todos ellos tienen boca de albañal y manos de asesino.

Los sionistas, que no los judíos, no se confunda a unos y otros, también han pagado siempre, diciéndose que son la víctima, para que regímenes poderosos les blanqueen los sepulcros, que les den su firma, y han comprado a cualquier régimen de gobierno mercenario, como el suyo, para que les rodeen y se hagan pasar el colonialismo por normal.

El proyecto sionazi es cambiar el orden del mundo, de ahí su desprecio absoluto por el Derecho Internacional, de ahí su financiación y fomento de la guerra contra los pueblos independientes, y su ley, la que quieren que constituya la era que propugnan, es un nuevo colonialismo. Hacer norma de ello es retroceder al esclavismo. El escalón de hoy según su programa, es su Acuerdo del siglo significa aplastar todos los Acuerdos por los que el mundo pretende mantenerse en equilibrio respetuoso con los pueblos y naciones independientes y soberanas.

¿Quién se suma al sionazismo? Netanyahu ha declarado que no hablará con ningún palestino que no admita el Acuerdo del siglo (conocido como el Robo del siglo), expulsar a la población Palestina, colonizar, robar sus bienes, no permitir el regreso de los refugiados, eso es a grandes rasgos su normalización. Tomando las palabras del representante israelí, se entiende que, los acuerdos que firme cualquier régimen con la entidad colonialista solo sirven para fortalecer la realización del proyecto que abandera. En su momento las Naciones Unidas declaró al sionismo como una ideología racista. El sionismo es amoral, y por tanto proyecta lo amoral, que solo es anormal.

… Resistid, mi pueblo, tenemos que resistirlos, / resistid lo que éstos colonos nos han robado / y continúen la caravana de los mártires. / Destruid la constitución lamentable que nos ha sido impuesta / desde la humillación y la degradación, / además de habernos despojado de poder recuperar y reponer con / justicia los daños causados. / Le han prendido fuego a niños inocentes; / a Hadil la atacaron en frente de todo el mundo y la mataron a plena / luz del día. / …

¿Con qué regla se llama normalidad a lo que se planifica contra el Derecho Internacional? La regla que emplean explica en si mismo un estado ajeno a la razón, a la sociabilidad y al derecho humano reconocido en las revoluciones francesas y la constitución de organismos como la ONU o la Corte Penal Internacional. La regla indica un retroceso a los momentos más ignominiosos de la Historia. El sionazismo, el imperialismo, invierte el significado de las palabras: ocupación es normalización, es normalización el asesinato de Khashoggi, la persecución y encarcelamiento de Assange, el asesinato del general Soleimani, … el bloqueo, el genocidio, el etnocídio, que el sionismo comete con el pueblo de Gaza y toda Palestina. El sionismo es la ideología del mundo más atrasado, y sus acompañantes se manifiestan asépticos, ponen sordina a los disparos, a los bombardeos, a su comercio, les guardan las espaldas y le jalean porque, como él, tienen boca de albañal y manos de asesino.

… Resistid, mi pueblo, tenemos que resistirlos. / Tenemos que resistirlos. / Tenemos que resistir a la violenta embestida de esos colonialistas, / tenemos que ignorar cualquiera de sus intentos para interponerse / entre nosotros, / nos encadenan ante la ilusión de la supuesta solución pacífica. /…

¿Es normal que un gobierno se subordine a los intereses del ente retrógrado? ¿es normal que un gobierno entregue su país a quien viene invadiendo? Toda la estrategia de Israel-EEUU desde 1948 busca la corrosión de los débiles, ¿ponerse de acuerdo con ese destructor o aunar fuerzas? A los resistentes el cerco, el acoso, el bloqueo, la desestructuración social y el ataque general. Así se han venido dando los cambios en los países árabes guerra tras guerra que han provocado:1948, 1967, 1973, 1982, 1988, … Gaza, y Líbano, Irak, Siria, Libia, Yemen, Irán. Pero el invasor y su guerra contínua no ha marginado, no ha enterrado a Palestina, aun cuando la división entre direcciones Palestinas se lo ha facilitado, ha debilitado su presencia. Solo la unidad de acción atraerá a los pueblos y todo ello dará un Estado propio.

¿Recuerdan la captura de aquel niño Palestino, Fawzi Muhammad Al-Junaidi, de 16 años por 23 mercenarios? Fawzi Muhammad Al-Junaidi fue detenido en Hebrón (Cisjordania) por protestar contra el traslado de la embajada de EEUU de Tel Aviv a Jerusalém, siguiendo el proyecto de aniquilación de Palestina, y como ven Fawzi Muhammad Al-Junaidi, con los ojos tapados y las manos atadas, hecho preso por mercenarios armados, levanta su cabeza para ver la luz, lo que busca aun en la circunstancia en que se encuentra. Las direcciones Palestinas debían mirarse en esa foto, los pueblos del mundo la deben conocer.

No le tengan miedo a las afirmaciones dudosas / la verdad que se aloja en nuestros corazones es más fuerte, / siempre y cuando resistamos en esta tierra / que ha sobrevivido entre ataques y victorias./ …

¿Normalización? ¿Quieren normalizar las docenas de prisiones? ¿La prisión que es Gaza, en la que tienen a 2 millones de Palestinos y Palestinas? ¿Esa es la normalización?

Fawzi Muhammad, no pueden contigo. El que titulan Acuerdo del siglo, conocido como el Robo del siglo, no es una ocurrencia de la pareja Netanyahu-Trump, es el nombre que le dieron a lo que habían venido haciendo algunos gobiernos árabes con la entidad israelí: acuerdos, encuentros, entrega. El robo del siglo lo presentaron a finales de Enero, y como hacen las cosas por episodios salieron tirando de dos de esos regímenes que entregan su país, EAU y Bahrein. Pero vean el número de veces, que se conoce, que entre el 2019 y el 2020 los representantes del estado sionazi se han reunido con los representantes de algunos gobiernos árabes:

EAU, 31.

Arabia Saudí, 18.

Bahrein, 13.

Países Árabes (representaciones varias conjuntas), 10.

Marruecos, 5.

Sudán, 4.

Qatar, 4.

Sultanato de Omán, 4.

Túnez, 3.

Palestina, 1.

Jordania, 1.

Yemen, 1.

La información precisa sobre cada encuentro la tienen en la página siguiente:

https://espanol.almayadeen.net/historias360/1425204/el-camino-de-la-normalizaci%C3%B3n—–c%C3%B3mo-se-desarrolla-la-norm

¿Es normal que se reúnan representantes árabes con el invasor neocolonial para acordar su avance? A eso se le ha llamado siempre colaboracionismo; al colaboracionismo es a lo que, quienes dirigen la operación contra Palestina, denominan normalización. Es lainversión del significado, lo mismo que hacían los nazis.

El Pueblo Palestino tiene en si la normalidad, la normalidad sin tergiversación, lo que conlleva la unidad árabe en su independencia. La normalización es la escalera por la que sube el enemigo. La unidad Palestina atrae y fortalece, la experiencia histórica lo dice claramente. Decía Marco Tulio Cicerón en su De Oratote: La Historia es maestra de la vida. La Historia es testigo genuino del tiempo, luz de la verdad, memoria, maestra y mensajera de la antigüedad. No olvidemos preguntar ¿es normal el ente que dijo que quería un hogar nacional y ahora ocupa y coloniza Palestina y se hace llamar Estado solo para judíos? ¿es normal un estado anormal?

… Ali nos reclama desde su tumba: / ¡ Resistan, mis rebeldes ! / Escríbanme como una prosa sobre madera de agar, / mis restos os tienen como respuesta. / Resistid, mi pueblo, tenemos que resistirlos.

  • Dareen Tatour, poetisa y militante Palestina fue detenida, sin orden judicial, en su casa el 11 de Octubre de 2015 por la policía sionista escoltada por una unidad de la policía de fronteras. Un tribunal militar sionista en Nazaret la condenó a 2 años y medio de cárcel y arresto domiciliario hasta el 31 de julio de 2018 por haber escrito y difundido el poema Resistid, mi pueblo, tenemos que resistirlos. Traducción del inglés de Laura Estrada.

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días, Palestina. Crónicas de vida y Resistencia, Dietario de Crisis, Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero, y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de la Asociación Europea de Cooperación Internacional y Estudios Sociales AMANE. Miembro de la Comisión Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos. Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista (FAI).

Fuente: Rebelión 

Mujer palestina se une en huelga de hambre al advertirle los médicos sobre la inminente muerte de su marido en prisión

09 de octubre de 2020

El preso palestino de 49 años y padre de seis hijos de Jenin, ha estado en huelga de hambre durante 70 días consecutivos.

La esposa del prisionero palestino en huelga de hambre, Maher Al-Akhras, anunció ayer que se unirá a su marido en su actual huelga de hambre, informó la agencia de noticias Wafa.

Según la Sociedad de Prisioneros Palestinos (PPS), Taghrid Al-Akhras espera que uniéndose a la huelga de hambre de su marido, pueda atraer más atención a su caso y al deterioro de su salud.

Al-Akhras, de 49 años y padre de seis hijos de la ciudad de Silat Ad-Daher, al sur de Jenin, ha estado en huelga de hambre durante 73 días consecutivos.

Comenzó su huelga después de que fuera detenido y puesto en detención administrativa a finales de julio.

Taghrid habló de la falta de solidaridad con su marido, diciendo que las autoridades de ocupación pretenden matarlo. Dijo que “La salud de mi marido empeora constantemente y sus espasmos son ahora frecuentes y peligrosos”.

Actualmente se encuentra en el Centro Médico Kaplan, al que se le diagnosticó hipertensión en 2018, y que ahora sufre una importante pérdida de peso.

El martes, varios activistas y miembros de la Knesset de la Lista Conjunta visitaron a Al-Akhras en el hospital. Sin embargo, a su llegada, los MKs Ofer Cassif, Ahmad Tibi y Osama Saadi fueron detenidos durante casi 20 minutos en la entrada del hospital.

“Visité a Al-Akhras hace dos semanas, pero su condición se ha deteriorado desde entonces, está sufriendo y siendo atormentado”, dijo Cassif a Local Call.

“Si Israel lo deja morir, será culpa del gobierno israelí”, añadió Cassif. Dijo que había exigido al ministro de defensa Benny Gantz que liberara a Al-Akhras pero fue rechazado por los funcionarios de defensa.

“La detención administrativa es la más fea de las herramientas”, dijo Tibi a la entrada del hospital. “No hay cargos, sólo un caso secreto. Se enfrenta a la muerte, así que vinimos aquí para exigir su liberación.”

El PPS afirmó que “congelar” la detención de Al-Akhras en lugar de cancelarla es un “acto de engaño y constituyó un intento de poner fin a su huelga de hambre sin concederle sus derechos legítimos”.

“Desde su cama en el hospital, Al-Akhras envió un mensaje a su abogado,” añadió el PPS, “O libertad o muerte”.

Añadió: “Los médicos dicen que podría morir en cualquier momento”.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Fuerzas israelíes de ocupación dejan sin hogar a decenas de palestinos

09 de octubre de 2020

Las fuerzas israelíes demolieron o confiscaron 42 viviendas palestinas en dos semanas, lo que provocó el desplazamiento de más de medio centenar de personas radicadas en la zona C de Cisjordania, denunció hoy la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios OCHA.
Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), 15 de las estructuras derribadas entre el 22 de septiembre y el 5 de octubre fueron proporcionadas a los lugareños en calidad de asistencia caritativa, reseñó la agencia de noticias Wafa.

La zona C está incluida en los planes usurpadores diseñados por el gobierno israelí, que persiguen anexar a ese país casi el 30 por ciento de Cisjordania, advirtieron activistas en sucesivos llamamientos para detener dicho programa.

Israel adelanta una anexión de facto en medio de los azotes de la pandemia de Covid-19, con el fin de imponer luego políticas de hechos consumados, alertó esta semana la organización Peace Now.

Wafa reportó, además, incidentes violentos entre colonos judíos y aldeanos decididos a defender sus tierras.

Los primeros destrozaron plantaciones de olivo en aldeas cercanas a la ciudad de Belén, amplió la misma fuente.

Este viernes soldados de Tel Aviv atacaron con gases lacrimógenos a palestinos que plantaban árboles en los alrededores de Nablus, en un intento de dispersarlos por la fuerza.

Se trata de una iniciativa organizada por integrantes de fuerzas nacionalistas palestinas que buscan impedir que Israel continúe apoderándose de terrenos baldíos en la zona.

De acuerdo con Wafa, varios de los pobladores necesitaron atención médica a causa de la agresión perpetrada por los militares del gobierno sionista.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, recabó apoyo de la Organización de Naciones Unidas para convocar a una conferencia internacional el venidero año.

Su aspiración es encauzar un proceso de paz que ponga fin a la ocupación israelí y facilite el establecimiento de un Estado soberano para ese pueblo árabe, con las fronteras anteriores a 1967 y Jerusalén oriental como su capital.

Fuente: Agencia Latina

Otra escuela palestina enfrenta el peligro de la demolición por parte de la ocupación israelí

09 de octubre de 2020

Se trata de la escuela Ras Al Tin que Israel alega que no cuenta con los permisos de construcción que deben ser otorgados por las autoridades de la ocupación, y que normalmente son negados a los palestinos. 50 niños quedarían si el recinto educacional.

La escuela primaria Ras Al Tin, ubicada en la comunidad beduina del mismo nombre, al este de Ramallah, enfrenta la amenaza de la demolición, luego de que el Tribunal Central de la Ocupación israelí rechazara el miércoles recién pasado una petición de los abogados para que la escuela completara la construcción y detuviera la orden de demolición emanado por la ocupación israelí.

El Tribunal israelí justificó su rechazó a la solicitud para detener la demolición de la escuela señalando que no se cuenta con los permisos de construcción respectivos.

Es una práctica normal demoler edificaciones palestinas bajo el argumento de no contar con permisos por parte de las autoridades de la ocupación, permisos que son habitualmente son negados y más aún si se trata de zonas y terrenos con posibilidades de ser confiscados para la construcción de asentamientos ilegales.

De acuerdo con los Convenios de Ginebra y de todas las instancias legales y humanitarias del mundo, una autoridad militar extranjera de ocupación no debe interferir en los asuntos internos de la población bajo ocupación. No obstante, Israel nunca ha respetado legalidad alguna y menos los Convenios de Ginebra y las resoluciones de las Naciones Unidas.

La escuela Ras Al Tin, cuya construcción se inició hace pocos meses para otorgar el derecho a la educación a estudiantes que viven en zonas alejadas y que solían viajar a lo menos unos 7 kilómetros para llegar a la escuela más cercana en la aldea de Mughayer.

La escuela atiende a 50 estudiantes de primero a sexto grado y en dos oportunidades enfrentó confiscaciones de materiales de construcción y herramientas por parte de las autoridades israelíes de ocupación durante los últimos dos meses.

Desafiando la persecución, el año escolar comenzó hace semanas, en los recintos de la obra en construcción a pesar de la falta de puertas, ventanas, baños, agua y electricidad debido a las órdenes israelíes emitidas en su contra.

La escuela Ras Al Tin se encuentra entre otras 18 escuelas de Cisjordania ocupada que las autoridades israelíes de ocupación impiden su construcción o ampliación y existen ordenes de demolición de estos recintos educacionales.


Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada

La estrella de Hollywood Mark Ruffalo -Hulk- denuncia la opresión y el apartheid de Israel – VIDEO

09 de octubre de 2020

Al igual que todos los intelectuales y humanistas del mundo, el actor estadounidense Mark Ruffalo condenó la «guerra asimétrica» ​​de Israel en contra los palestinos en un programa de TV el miércoles por la noche. “Esto es desigualdad, esto es opresión, esto es apartheid”, señaló.
La estrella de Hollywood Mark Ruffalo, conocida por interpretar a Hulk, dijo que «no hay ninguna razón por la que un aliado de Estados Unidos no deba tener los mismos estándares que cualquier otra nación».

Ruffalo agregó que las conversaciones con los palestinos y «escuchar sus historias» lo conectaron con el tema.

«Ver esta guerra asimétrica actuando sobre los palestinos, y la violencia llevada a cabo sobre ellos, ¿y quién paga el precio? La ciudadanía», dijo la estrella de la película los Vengadores.

“Esto es desigualdad, esto es opresión, esto es apartheid”. «Lo que veo allí está mal», agregó.

El actor dijo que después de hablar al respecto, «lo llamaron antisemita», lo que fue «realmente difícil» de escuchar «.

«El hecho de que tanta gente lo lleve a ese extremo, cuando se habla de ese tipo de desigualdad», dijo.

Tildar de “Antisemita” a los que critican la violencia israelí es algo rutinario, recurrente y automático a falta de argumentos coherentes por parte de los que defienden a ciegas a Israel.

El actor se ha pronunciado sobre la cuestión palestina en el pasado.

En 2014, Ruffalo criticó la operación militar israelí a Gaza. «Israel destruye el hospital Al-Wafa mientras el personal evacua a todos los pacientes», tuiteó, en referencia al bombardeo israelí al único hospital de rehabilitación de Gaza en ese momento.

Cabe recordar que esta operación militar causó la muerte de más de 2.000 personas en el territorio palestino bajo bloqueo, incluidos más de 500 niños.

Fuente: alaraby.co.uk y redes sociales

Traducción y edición: Palestinalibre.org

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner